Sí señores, hemos finalmente vuelto de nuestro viaje por Europa y quiero contarles qué tal fue todo. Dejando la depresión post viaje por tener que volver a la dura realidad 😀 , revivamos esos momentos por capítulos porque sino esto quedará más largo que Los Miserables.

Hoy hablaré puntualmente de la primera parada: Inglaterra. Y voy a dividirla en dos, ya que Londres merece un apartado especial y porque además es donde más nos quedamos, y por ende, lo que más pudimos recorrer.

Intentaré también comentar qué cosas como organizadora del viaje he aprendido. Porque no fuimos con ningún tipo de paquete ni promo ni plataforma de viaje alguna, todo investigado por mua y buscando y rebuscando opciones durante meses. Al final les aseguro que no gastamos ni la mitad de lo que nos pedían en cualquiera de estas otras opciones que nombro.

Vuelo

Primer avión a Sao Pablo.

 

Viajamos por LATAM. Dudé bastante porque  siempre encontré opiniones “buenas” y opiniones desastrosas. Pero debo decir que todo salió bien. Es cierto que el que viaja usualmente puede comparar mejor, pero yo que soy bastante quisquillosa con algunas cosas,  no me puedo quejar. Yo soy grandota al igual que mi marido y en turista viajamos cómodos aún cuando a la ida como pavota elegí un asiento cercano a la salida de emergencia que por seguridad no se reclinaba. Así que primer tip:

No elijan el asiento anterior a la salida de emergencia pensando que podrán reclinarse sin molestar al de atrás.

Ojo que todos popularmente quieren el de la salida de emergencia por la comodidad en cuanto a las piernas; pero ya algunas aerolíneas  se avivaron y te cobran por elegir estos asientos.

Oxford

En el Castle & Prison de esta bellísima ciudad

Apenitas nos bajamos del avión y caminando unos cuantos metros, nos fuimos a las terminales de buses. Allí compramos 4 pasajes en el National Express para ir a Oxford. El viaje duró alrededor de una hora 45 minutos en un micro bastante cómodo que tenía para cargar el celu vía USB y WI FI; como casi todo transporte inglés de mediana y larga distancia. ¡Qué tul!

No sé por qué pensé en pasar solo un día en Oxford. En realidad creí que a los chicos solo les iba a gustar por el tema de Harry Potter (ya que estamos aviso que mi amor por esta saga viene exclusivamente por recordarme Oxford desde la primera vez que di con ella); pero no. Mi hija se enamoró inmediatamente de este lugar y debo decir que lamenté no haber podido al menos estar un día más. Llegamos ya pisando las 8 de la noche así que solo hicimos check in en el hostel (Central BackPackers, lo recomiendo!), buscamos algo para comer y nos fuimos a dormir.

Al día siguiente desayunamos temprano unos mates y té, hicimos el check out pero dejamos las mochilas en el hostel (te las guardan sin cobrarte un peso) y de ahí nos fuimos a recorrer la ciudad. Visitamos el Castle & Prison que estaba cerrado en ese momento. Luego fuimos al Christian Church, una universidad que también tiene iglesia y cuyo hall es el que inspiró al de Hogwarts.

Great Hall the Hogwarts, digo Christian Church

También visitamos el Town Hall donde había una interesante muestra sobre la historia del lugar. Entrada gratuita! YEIIII!

Con esto también les dejo un segundo tip. Quizá no todos los viajeros están de acuerdo, o para otros será más que obvio, pero siendo novata en esto lo aprendí por pura experiencia:

Por cada día que quieras pasar en un lugar, sumá una noche

Esto quiere decir que si quieres estar un dia en una ciudad, pienses en quedarte dos noches. Si querés estar dos días, quedate 3 y así sucesivamente. Esto da espacio a que te muevas entre ciudades sin que tengas que andar corriendo o perdiéndote de aquello que tenías planeado.

Stratford Upon Avon

Oh! to Be or not to Be!

Pueblo natal de Shakespeare. De hecho la casa que ven en la foto de arriba, es la que lo vio nacer.
Este es un pueblo bien british y precioso, aunque debo reconocer que llegamos en los días que se les había ocurrido montar una super feria en las calles. Como si yo les dijera que construyeron en horas , un Italpark (see, se me cayó el documento no?) Por lo cual ese encanto histórico quedó un tanto tapado por luces de neón y montañas rusas.

Acá quedó fantástica la receta de dos noches porque en realidad lo recorrimos en día y medio sin problema alguno. Es cierto que lo recorrimos por arribita, pero nos bastó. Si ustedes son de los que quieren seguir todo rastro de Shakespeare, incluidas las casas donde vivieron sus padres, esposa, la escuela a la que asistió, etc. Pues piensen mejor en 2 días completos, por ende 3 noches. Este pueblo me enamoró realmente.

En este pueblo llegamos un día antes del  cumple de mi hija. Así que ese día nos fuimos al Hathaway tea room.  No me imaginaba que era tan abundante! Lo que sobró nos lo llevamos en dos cajas que armaron prolijamente y comimos casi día y medio de esas sobras.

Visitamos un rato la feria, donde mis hijos se subieron por primera vez a los autitos chocones (con choque frontal de por medio cosa que los asustó y se bajaron 😀 )

Por últimovisitamos el cementerio en cuya iglesia se encuentra enterrado Shakespeare, pero estaba cerrada. Allí también visitamos el río Avon. A pesar de ser un cementerio, es bellísimo, parece una inmensa plaza a la vera de un río y con árboles preciosos teñidos de otoño.

El último día, tempranísimo, dimos la vuelta al perro por la ciudad para desayunar algo rapidito, pasamos por la casa a buscar las cosas y de ahí a la estación de tren caminando. La estación del centro estará  a unas 6 cuadras.

Mi hija dibujando todo el viaje, registró en imágenes más que yo con el travel journal.

El tren lo tomamos a Londres, haciendo un cambio en la estación Leamington spa. Tengan eso en cuenta si van a hacer el mismo trayecto tanto de ida como de vuelta. En total serán unas dos horas piquito de viaje si enganchan uno detrás del otro. A la ida desde Oxford nos tocó esperar al menos una hora entre un tren y otro, pero supongo que de y hacia Londres los trenes deben tener mucha más frecuencia.

Mi travel Journal

Bien, hago este apartado porque compete al sitio obviamente.

Debo decir que me costaba sentarme a escribir porque llevé justamente el estilo midori que había armado.

 

Así volvió

No me mal entiendan, no es que no escribí; sino que me costaba escribir en ESTE porque al final me parecía que hacía fea letra, porque tenía que dejar espacios pre definidos, etc.
Hacia el final del viaje en general, solo puse algunas que otras cosillas para no olvidarme y lo estoy completando y adornando acá en casa (que es como volver a viajar)

Eso sí, volvió gordito por todos los adjuntos que me fui guardando. Es decir, tickets, boletos de tren y bus, entradas a los sitios, etc. Pero la próxima vez…. va último tip:

Llevaré una libreta para escribir libremente y luego veré de pasarlo para que quede el recuerdo bien organizado.

Hasta aquí el primer tramo del viaje. La próxima, Londres.

Seguime en Instagram o  suscribite para no perderte de nada!