La verdad que no es nada fácil hacer un vídeo para mostrar algo tan personal como una agenda-diario; pero la verdad es que me pongo del otro lado y me encanta poder ver cómo los demás organizan sus cosas y sacar ideas. Así que por eso me animo con lo mío.

Si bien la vez pasada te contaba qué es un bullet Journal y ahí expliqué brevemente por qué me gusta la técnica, quería también contarte un poco más en detalle por qué me funciona como método de organización. Por eso, no te vayas luego de darle al play porque te lo voy a contar.

Por qué me funciona tener un Bujo

Es sorprendente como algunas personas podemos ser muy ordenadas en un área de nuestra vida y un desquicio en otra.

Así me pasó siempre a mí. En cuestiones de estudio o trabajo siempre fui muy organizada y estructurada; pero llegaba la hora de poner el mismo orden en cuestiones personales o del hogar y me invadía el caos o la procrastrinación.

Yo creo firmemente que eso se daba porque siempre había alguien que de alguna manera me estaba sobre la nuca. Trabajaba en relación de dependencia y estudiaba en el profesorado.

Fue cuando me independicé que las cosas se mezclaron , tenía que poner las energías en tres cuestiones elementales:

[piopialo vcboxed=»1″] qué hacer, cómo hacerlo y HACERLO. Este es el verdadero desafío de una persona autogestiva.[/piopialo]

He usado infinidad de herramientas, algunas aun las uso como el google calendar y la pizarra colgada de mi cocina. Me ayudan a reforzar aquello importante que no puede evadirse cada día como citas o eventos.

Pero lo que me brinda utilizar un bullet Journal es la estructura y la dinámica de poder ordenar toda área de mi vida.

Diseño y planeamiento

El hecho de tener que hacer yo cada plantilla tanto mensual como semanal, además de ayudarme a desarrollar mi vena creativa; me ayuda a tener visual y mentalmente en claro cómo viene cada mes y cada semana. Y esto es muy importante para mí, porque aunque no me creas desde que educo en casa muchas veces no sabía ni en qué día estaba parada. La libertad completa de elegir cómo vivir tu vida en este sentido es sensacional, pero también una aventura que no siempre es fácil de balancear.

Mi bujo me ayuda el poder ver y evaluar qué me sirve y qué no y poder cambiarlo. Integrar, además, todo lo que considero importante  no solo lo laboral, sino también cosas personales que me hacen bien.

Por ejemplo, antes solo apuntaba en mi agenda cuestiones «importantes»: citas laborales, cumples, etc. Pero entonces dejaba de lado ese espacio de tiempo que necesito para mí, incluso comer o hidratarme.

Lo sé, parece ridículo que uno tenga que recordarse el tomar agua o comer… pero de verdad que a mí me pasaba. Cocinaba para mis hijos y por haber picoteado 2 o 3 bocados mientras lo hacía me consideraba «alimentada». Esto es algo que no solemos tomar en cuenta a la hora de organizarnos; pero ni te imaginas lo importante que es tenerlo en cuenta.

No lo voy a abarcar hoy porque se merece un artículo propio. Yo no me daba cuenta el inmenso desorden alimenticio al que me estaba sometiendo, quizá pueda que vos tampoco te estés dando cuenta y por eso quiero escribir sobre eso.

Control de movimiento que prontito estaré contándote de qué se trata

Control de movimiento que prontito estaré contándote de qué se trata

Objetivos y metas

Siempre nos planteamos nuestros «propósitos de año nuevo». Hacemos extensas listas de deseos que se quedan en eso, en listas. Quizá tenemos la voluntad y el valor de completar un par de esas metas y sentimos gran satisfacción por tacharlas de esa lista cuando pasa. ¿Pero y lo demás? ¡Ah! psss, ahí quedan. Y termina siendo más frustrante todo lo que NO logramos que lo que sí.

Esta técnica me enseñó que los grandes propósitos se pueden dividir en pequeños pasos. No se puede construir un edificio sin armar primero los cimientos y no se puede subir al piso 10 de un salto. Simplemente no podríamos a menos que fuéramos capaces de volar.

Ponerme semana a semana pequeños objetivos y metas pero que estén en relación a mis grandes propósitos me permite poder «tachar» más cosas de la lista que se que me acercan a los objetivos más grandes. Además me brinda una mejor distribución del tiempo y me inyecta una adrenalina cotidiana para seguir adelante que no obtenía por querer saltar directamente al 10° piso y entender que nunca podría hacerlo.

Cada piso que logro subir, me da más energías para subir al siguiente.

Acompañamiento

Pero no es tan mágico como parece. Puedes tener el mejor Bujo del mundo pero si en algún punto el desorden es habitual en tu vida, uno no se organiza de la noche a la mañana.

Lo que me ayudó muchísimo es poder estar dentro de un grupo donde se comparte el mismo interés. Todos bujoístas que se dan aliento en las diferentes fases de organización, se pasan tips y se inspiran mutuamente.

Creo que el sentirse acompañado es un paso importante y ayuda a poder apoyarse e identificarse con otros en las cosas que uno intenta organizar en su vida.

Si bien el grupo en el que yo estoy está en inglés, no te olvides que también tenemos un nuevísimo grupo en español donde abarcamos tanto lo referente al bullet journal como al art journal. Es decir, donde compartir y apoyarnos no solo en lo «organizativo» sino también en el desarrollo de nuestra parte creativa. ¡Invitación hecha!