El método de organización que podría cambiar tu vida. Lean esa frase con voz de llame ya y pareciera que ofrezco un milagro. Pero no. En realidad métodos para organizarse hay muchos, y este que te voy a compartir no es que tampoco sea una super novedad. Es parecido a otros pero me gusta cómo está planteado y por sobre todo me gusta que me resultó efectivo cuando lo empecé a implementar.

El método 1,3, 5 de organización realista.

No hay nada más frustrante que hacer una lista de cosas por hacer y no llegar ni a la mitad. Una gran verdad a la que estaba sumida cuando di con un articulo de un sitio para estudiantes.  Al leer lo que explicaban, me pareció bastante sencillo de seguir y lo empecé a implementar.

Digo que es un método realista porque se centra en cosas concretas y ordenadas en jerarquías. A veces el no saber organizarse también tiene que ver con no saber discernir qué es lo más importante, qué nos llevará más o menos tiempo, qué cosas hacer primero y qué hacer después. Muchas veces se nos describen cosas difíciles de seguir y que llevan mucho tiempo para pensar; métodos llenos prácticamente de cuadrantes, infografías o cuadros comparativos. Este no, este es fácil de recordar y de realizar.

Así que vamos a verlo por partes.

¿Qué significan los números?

Los números son para recordar fácilmente lo que hay que hacer.

El 1  representa una tarea grande, de esas que llevan tiempo, que requieren nuestra atención más tiempo. Puede ser en el caso de estudiantes, sentarse a estudiar para un examen cercano, escribir una tesis, etc. En mi caso, por ejemplo, podría ser sentarme a elaborar cursos nuevos, terminar uno al que me apunté o completar una tarea del mismo;  o hacer un trámite irrenunciable en Capital.

Desde ya que definir algo grande, importante o no; va en cada uno. Depende de cada  rutina, cada estilo de vida, etc. Por eso puede que cada uno ponga cosas diferentes en estas “categorías” numéricas.

El 3 define 3 tareas medianas. Tareas que no son ni muy demandantes ni tampoco algo que uno haga en tres minutos. Toman buen tiempo del día pero no todo el día. Ejemplos de tareas medianas en mi vida: responder mails, leer un rato, cocinar, sentarme con los chicos a ayudarlos en sus tareas o proyectos.

Por último, el 5  representa cinco tareas pequeñas y fáciles de llevar a cabo, de esas que a veces nos abruman si queremos hacer todas juntas. Ejemplos de estas incluyen en mi caso: contestar mails cortos, lavar los platos, poner el lavarropa, etc.

Como verás no es que uno tenga que ponerse a hacer una lista de 18 items que si no tachaste al finalizar el día te llena de desilusión y te sentís una inútil. Bueno, yo me siento así cuando no cumplo con lo que debo o quiero.

No es un método que uno logre de la noche a la mañana tampoco porque siempre sostengo que el organizarse es un hábito que tiene que ver con un aprendizaje que puede llevar tiempo. Por eso ir probando qué nos funciona y qué no, es elemental.

Para mí este método me permite definir más fácil qué tengo que hacer como eje central irrenunciable (el 1) y qué no puedo dejar de lado pero es flexible en cuanto a horarios y demanda (el 3). Por último el 5 es una manera de saber qué es lo que siempre hay que hacer pero que si un día no llego a hacerlo tampoco será la muerte de alguien. Si no pude lavar ropa, lavaré el doble de tanda al día siguiente, si no llegué a lavar los platos después de comer, lo haré antes de merendar o una hora más tarde. Pero se hará tarde o temprano.

Es una forma más sencilla de poder establecer lo importante de lo que puede esperar.

¿Y vos qué pensas? ¿Te gustó el método? ¡Contame qué te resulta para organizarte!