¡Pero cómo se pasan los meses! No me puedo creer que ya estemos en Febrero. ¿Me estaré poniendo vieja?

Pues quiero contarles un poco cómo arranqué el año con Enero a cuestas. Sigo apelando a usar la organización semanal de un vistazo; es lo que mejor me funciona aunque sigo abierta a cambiarlo más adelante. Quiero encontrar una manera de integrar el bullet journal con el journaling en general. Es decir, tener espacio para pequeños comentarios o frases de aliento, citas, dibujillos, en fin… algo más «artístico» si se quiere.

Sin embargo, este año arrancó con todo y me vi repleta de semanas llenas de actividades. ¡Necesito vacaciones!


Me disculpo por la calidad de las imágenes pero estoy teniendo algunos problemillas con la cámara de mi celular. Tengo que ver bien cómo enfrentar el hecho de que amo la fotografía y no tengo un celular con buena cámara.

Como soy una ansiosa a veces, este año arranqué haciendo de un saque la estructura de Enero y no dejé espacio para el cambio, todas vistas semanales aunque sí tuve algunos espacios para agregar una mínima impronta personal.

Como verán me agarró la onda collage y mi bujo se tornó en una pegatina hermosa. 😀 También me compré stickers por lo que tiene un dejo «juvenil/adolescente» que me recuerda a viejas épocas.
Algunas de esas pegatinas son simplemente imágenes que saqué de internet que me gustaban, las imprimí, recorté y pegué. Existen las hojas de impresión autoadhesivas que son estupendas, pero esta vez lo hice con papel normalucho.
También recorté toda una bolsa de papel madera en la que vino un regalo navideño; estaba llena de frases y las guardé toditas para ir pegando según necesite más o menos aliento.

Enero fue super intenso pero bastante ordenado para lo que suelo ser.

Febrero.

Y febrero arrancó  igual de movido pero un poco más «slow«. Con muchos planes de tomar una rutina con horarios más marcados entre el trabajo, los chicos y el tiempo libre. Evaluando cómo ahorrar para aunque sea unas minivacaciones.


Algo que no había hecho acá tampoco (por ansiosa insisto) es dejar lugar para los objetivos del año y para algunos registros o «trackings» que puse después del mes.

Como verán, estoy controlando el peso por cuestiones de salud que ya no puedo ignorar; y una serie con la que me enganché mucho, «Black Mirror«.
Verán que me confundí de nombre en el título lo que me dio mucha bronca porque creo que nunca me salió tan linda una letra, el lettering no es mi fuerte y venía contenta, repasé con los marcadores y PAM me di cuenta que puse «Black list» que es otra serie que nunca miré. Cosas que pasan y con las que hay que saber lidiar en esto del journaling.

Quiero aclarar, porque me lo han preguntado en Instagram, que hay dibujos en mi bujo que no son míos sino de la ilustradora que diseñó el cuaderno que compré. Lo compré en Morph que tiene una papelería hermosa en ese sentido. Así que si ven ciudades u osos como el de la segunda imagen de la galería, sepan que no son mías. Sí los colores, porque me gusta pintar algunos detalles cuando estoy de relax.

¿Ustedes cómo arrancaron el año? , ¿algunos objetivos en particular que quisieran lograr? Como verán los míos son de lo más sencillitos 🙄